Las barras de sonido y lo que debes tener en cuenta al comprar una

El mercado de la tecnología doméstica ha experimentado una evolución bastante marcada durante los últimos años, desde electrodomésticos programables hasta las conocidas televisiones inteligentes, pareciera que el avance se encuentra orientado siempre a mejorar la calidad y el funcionamiento de los aparatos además de ello hacernos la vida un tanto más fácil que lo habitual, no obstante la preocupación por el diseño, especialmente por poder minimizar las dimensiones de estos dispositivos, en ocasiones repercute de forma negativa sobre algunas de sus características.

Este es el caso del sonido de las televisiones, cuyos altavoces presentan limitaciones claras derivadas de su pequeño tamaño, frente a este problema la solución para muchos usuarios pasa por adquirir un equipo externo que solo se centre en la proyección de sonido, estamos hablando de las conocidas barras de sonido, las cuales son un conjunto de altavoces que produce frecuencias diferenciadas entre agudas, medias y graves, esta es una alternativa de calidad, gracias a la cual se ofrece una mejor experiencia auditiva al momento de ver una película o simplemente escuchar música en casa.

En este sentido, la dificultad del interesado en adquirir este aparato radica en la gran variedad de barras de sonido que se encuentran disponibles en el mercado, ¿por cual de todos debo decidirme? ¿cual de todas se va a adaptar mejor a mi tv?, estas y más son algunas de las interrogantes más recurrentes que se hacen, la respuesta a ellas está en conocer las principales características de estos curiosos dispositivos.

En primer lugar, si bien el número de altavoces que están incluidos en la barra no es un valor definitivo, si que afectará a la diferencia de las diversas frecuencias, por lo tanto es recomendable que este aparato cuente con al menos, un tweeter que reproduzca los agudos, un subwoofer con una caja propia para los graves y un altavoz para las frecuencias medias, con todo se debe que tener en cuenta que la estructura de nuestro propio salón va a afectar a la percepción sonora, debido a que en contra sus paredes van a rebotar las ondas.

Por otro lado se necesita verificar la potencia como un valor secundario, siempre supeditado a la calidad de los diferentes altavoces, y es que si la barra la destinamos a la reproducción doméstica no nos interesa una potencia máxima que sea excesiva, de esta forma tan solo nos vamos a preocupar porque la potencia media se ubique en torno a los 150w.

Una situación similar a lo anterior sucede con el precio, no es necesario gastar una gran fortuna para acceder a una barra de sonido que cubra nuestras necesidades, así pues entre los diversos fabricantes destacan las barras de sonido de LG, a la venta desde precios realmente asequibles, aunque la variedad de la marca es más que amplia, todos sus modelos disponen de un subwoofer con una potencia más que suficiente y una conexión inalámbrica la cual es capaz de conectarse a Bluetooth o una red wifi, ofreciendo a todos sus usuarios un sistema más que completo para el disfrute de un buen sonido.

Deja un comentario