El internet, los niños y una compra accidental

Bien es sabido que para los niños en la actualidad pasar tiempo en Internet es como si se tratara de un amarres de amor, pero debemos estar consciente de que tal situación debe tener limitaciones, controles y supervisión de los adultos. Si bien las nuevas tecnologías se han conformado como parte de nuestro de nuestro día a día facilitándonos las tareas cotidianas, y su utilidad va desde una simple consulta sobre el tráfico, el tiempo, buscar en nuestra agenda o realizar determinada compra. 

Y justo en este último punto, es que la era digital se ha encargado de facilitarnos la vida, brindándonos la oportunidad de realizar compras online a través de nuestros dispositivos móviles y digitales. De acuerdo, y de acuerdo a los datos suministrados por el informe del Consejo Económico Social (CES), se estima que alrededor de una tercera parte de la población de España se dedica a realizar compras online. Del mismo modo, Dicho país se ubica en el cuarto lugar de la Unión Europea que realiza transacciones por medio del comercio electrónico, lo que representa el 11% del total de las compras. Tales datos también  fueron aportados por el estudio del E-shopper barometer que fue realizado por NPD Group y Seur.

La inmediatez y facilidad que nos aporta dicha actividad, va acompañada de que nos evita el hecho de tener que desplazarnos, realizar una transacción y cargar con el producto. Pero, también podría ocurrir que se produzca de manera accidental a manos de los más chicos de la casa una compra. Y es que nuestros hijos forman parte de esta sociedad digitalizada, de manera que estar en contacto los dispositivos es una actividad habitual en ellos. La idea general no se enfoca en la prohibición del empleo de las tecnologías, sino que por el contrario, siendo padres o tutores responsables lo que debemos hacer es proporcionarles una educación que sea sana y que sea adecuada en lo que respecta al uso de las nuevas tecnologías, pero además, hacer la advertencia de que los pequeños de forma accidental pueden hacernos llegar alguna factura un tanto elevada a final de mes.

En tal sentido, quienes trabajan como expertos en digitalización han coincidido en un  punto, y es que la prohibición de las más recientes tecnologías a las nuevas generaciones resulta contraproducente y antinatural ya que esta es la sociedad en la que se han desarrollado y en la que vivimos. En tal sentido, una de las mejores maneras de asistir a los chicos, es estableciendo un espacio común, pero que además cuente con un horario limitado sin que deje de estar en compañía de un adulto mientras se encuentran haciendo uso de las aplicaciones que se han descargado en los smartphones, tablets o simplemente cuando navegan por Internet.

Una gran aliada: la tecnología

Aparte de los métodos educativos, la misma tecnología suele brindarnos la clave para realizar una navegación segura y con ello poder evitar algún descuido indeseado, como por ejemplo:

  • Filtros de navegadores
  • Programas de control parental
  • Buscadores específicos para niños
  • Medidas de control de compras en otros dispositivos
  • Aplicaciones
  • Configuración de Smartphones
  • Control en las Redes Sociales.