Aromaterapia Cannábica, los Terpenos

Para quien ha vivido la experiencia de experimentar los aromas del cannabis, sabe que en ellos existe algo mágico que logra calmar nuestras mentes y nuestro cuerpo. En ellos podremos transitar desde un sabor dulce y afrutado como el de la Pineapple Trainwreck, o quizás ese olor a zanahoria que brota de una flor que ha sido recién partida de Sour Diesel, ello nos lleva a pensar que en realidad si existe algo bajo sus complejos y sabrosos aromas, o bouquets. Todo lo que alcanzas a oler son los terpenos, por lo que conocer un poco más acerca de ellos profundizará tu apreciación sobre el cannabis, seas paciente médico o consumidor recreativo.

Los terpenos son los aceites pungentes que se encargan de colorear las variedades del cannabis con esos sabores que la hacen tan distintivo como la fruta cítrica, dichos aceites son secretados en las mismas glándulas que se ocupan de la producción cannabinoide, como lo son el THC y el CBD. Distinto a otras plantas y flores que proporcionan un olor fuerte, el desarrollo de los terpenos en el cannabis se inicia con fines adaptativos, es decir, repeler a sus depredadores y del mismo modo, atraer a los polinizadores. Existen diversos factores que pueden influir en el desarrollo de una planta de terpenos, estos pueden ser el clima, el tiempo, la edad y la maduración, los fertilizantes, el tipo de suelo, e incluso la hora del día.

Han podido ser identificado poco más de 100 terpenos distintos que contiene la planta de cannabis, donde cada cepa cuenta con un tipo y composición terpénicos que le son únicos. Es decir, una cepa como el queso y sus descendientes quizás contengan un olor a queso que se distingue en gran manera, y en el caso de la descendencia de arándanos, esta a menudo heredará el olor de las bayas.

Cuando se trata de cannabis, el paladar de los sabores suele ser bastante impresionante, aunque no queda duda de que la característica más resaltante de los terpenos se encuentra en su capacidad de interactuar sinérgicamente con distintos compuestos de la planta, como por ejemplo los cannabinoides. Durante los últimos años, gran parte de las variedades de cannabis han sido criadas con el fin de alcanzar niveles de THC altos, y como resultado, otros cannabinoides como el CBD han caído a cantidades de rastro. Tal situación ha conducido a la creencia de que los terpenos desempeñan un papel clave dentro de la diferenciación de los efectos de distintas cepas de cannabis.

La propiedad de THC es unirse a los receptores de cannabinoides concentrados en el cerebro que es donde suelen producirse los efectos psicoactivos. En el caso de algunos terpenos, estos también se unen a estos sitios receptores, tras lo cual afectan su producción química. Otros modifican la cantidad de THC que se transfiere por medio de la barrera hematoencefálica. De este modo, se estima que su influencia alcanza, incluso, a neurotransmisores como la dopamina y la serotonina alterando su velocidad de producción y destrucción, su movimiento y disponibilidad de receptores.